3 formas clave El encierro de Bitcoin del 2021 puede diferir del del 2017

El precio de Bitcoin ha superado su máximo de 2017, pero ¿deberían los inversores esperar que los altcoins de mayor rango hagan lo mismo?

Después de una larga espera, el precio de Bitcoin

Después de una larga espera, el precio de Bitcoin Champion finalmente ha vuelto al mismo rango de precios que hace 3 años. En 2017, cuando el precio de Bitcoin (BTC) alcanzó un máximo de 19.900 dólares, la mayoría de los altcoins también registraron ganancias semanales del 200% o más.

Si avanzamos rápidamente hasta el presente, el precio de BTC de 19.100 dólares es prácticamente idéntico al que tenía el 17 de diciembre de 2017. Uno podría pensar que no ha cambiado mucho, a pesar de que algunos altcoins se han estrellado, pero eso no podría estar más lejos de la verdad.

Mucho ha cambiado en el sector de la criptografía y, en comparación con 2017, se ha construido una cantidad significativa de la infraestructura necesaria.

Hoy en día hay derivados estrictamente regulados que se ofrecen a través del lanzamiento de contratos de futuros de CME y CBOE, y el rápido crecimiento de los inversores institucionales está proporcionando una fuente inagotable de demanda de Bitcoin.

También ha surgido una nueva serie de plataformas de financiación descentralizada (DeFi) de capitalización de mercado de varios miles de millones de dólares. Estas plataformas apoyan un nuevo sistema de préstamos, swaps sintéticos y sistemas de generación de intereses para todo un nuevo conjunto de inversores.

En comparación con 2017, existe una gran cantidad de datos de fácil acceso relacionados con el precio y la clasificación de la capitalización del mercado. Esto debería ayudar a los inversores a comprender mejor cómo el mercado actual se diferencia del mercado de 2017.

Podemos entender mejor cómo el mercado de la criptodivisa puede verse en un par de años analizando las diferencias.

¿Qué ha cambiado desde 2017?

En cuanto a la clasificación de las criptodivisas según la capitalización del mercado, cuatro de las cinco primeras siguen siendo las mismas. Curiosamente, la capitalización de mercado del éter (ETH) y el XRP son relativamente iguales, con 69.000 millones de dólares y 28.000 millones de dólares, respectivamente. Este movimiento se produjo a pesar de que ambas criptodivisas experimentaron una caída del 15% en el precio desde diciembre de 2017.

Este efecto es causado por la emisión de nuevas monedas. Por ejemplo, el suministro de monedas de éter aumentó de 96,4 millones a 113,7 millones. La inflación equivalente ascendió al 17,9% en tres años. A modo de comparación, el número total de Bitcoin en circulación aumentó un 10,8% en el mismo período.

Aparte de Bitcoin, Éter y XRP, las restantes criptodivisas de los 20 principales sufrieron grandes pérdidas. IOTA perdió un 91%, Bitcoin Cash (BCH) un 84%, Litecoin (LTC) un 73% y Cardano (ADA) una pérdida del 70%.

Cabe señalar que de los actuales 15 primeros, los únicos recién llegados son Chainlink (LINK), Polkadot (DOT), y Binance Coin (BNB). También hay que señalar que Polkadot no existía en 2017 ni en 2018.

Por otro lado, los competidores del éter como Cardano, EOS, NEO, Ethereum Classic (ETC), y QTUM parecen estar perdiendo terreno. En el último año, han sido reemplazados por fichas de interoperabilidad como Chainlink y Polkadot.

Las actuales tres monedas principales BTC, ETH y XRP, atraen una capitalización de mercado de 448.000 millones de dólares, lo que supone un aumento del 7% en tres años. Mientras tanto, los 21 líderes restantes suman actualmente una capitalización de 77.000 millones de dólares, lo que supone un descenso del 41%.

Uno asumiría automáticamente que el dominio de Bitcoin aumentó enormemente en este tiempo, pero sólo aumentó un 2% hasta el 63% actual. Este efecto sólo es posible mediante la adición de cientos de nuevas fichas. Los tres sectores que destacan son exchange-tokens, stablecoins, y por último, el sector de finanzas descentralizadas (DeFi).

Los inversores institucionales influirán en los precios en el futuro

Como se ha mencionado anteriormente, en diciembre de 2017 no existían ni futuros de CBOE ni de CME, y mucho menos con la liquidez pertinente. Lo mismo puede decirse de los elogios de los inversores institucionales y de la inversión efectiva en Bitcoin.

Más recientemente, incluso el CEO de BlackRock, Larry Fink, parece ser de alguna manera optimista acerca de que Bitcoin se convierta en una clase de activo por sí mismo.

Los instrumentos derivados dan a Bitcoin y al Éter una enorme ventaja competitiva para el dinero de los inversores profesionales. Los recientes comentarios favorables del presidente del regulador de la CFTC de EE.UU., Heath Tarbert, dejaron el lanzamiento de los futuros regulados de ETH un paso más cerca.

Así, las probabilidades de que el BTC y el Éter se inviertan se reducen con el paso del tiempo. Además de su dominio en los mercados de derivados, la concentración del 97% de los fondos de inversión en escala de grises de BTC y Éter proporciona una visión de esta teoría.